Cómo conseguir liquidez de tu patrimonio

0 Flares 0 Flares ×
Rate this post

En cierta manera, el dinero es como el agua: se presenta ante nosotros en distintos estados. Me explico; es bien sabido por todos el hecho de que el agua puede presentarse en estado sólido, líquido o gaseoso.

De la misma manera, el dinero se presenta ante nosotros de distintas formas y debemos ser capaces de saber en qué estado nos conviene tenerlo según nuestra situación económica de cada momento.

¿Qué es la liquidez?

La palabra clave es liquidez. La liquidez es la capacidad que tiene un activo de poder ser intercambiado por cualquier otro y de esta manera transaccionar. En este sentido, el dinero en efectivo es el activo más líquido que existe puesto que puede intercambiarse al instante por cualquier otro bien que deseemos adquirir.

Los inmuebles y demás propiedades inmobiliarias, que conforman lo que llamamos el patrimonio de una persona, tienen un grado de liquidez inferior al del dinero en efectivo puesto que, desterrado ya el trueque en las economías modernas, es necesario convertirlo en líquido para poder adquirir otros bienes o hacer frente a obligaciones de pago (deudas) que hayamos podido adquirir en el pasado. Para ello, será necesario venderlo (requerirá tiempo) o bien hipotecarlo.

En ambos casos, la referencia para convertir a líquido el patrimonio en cuestión será el valor del mismo en ese momento determinado. Has leído bien, el valor, que no el precio.

Diferencias entre valor y precio

Sólo el necio confunde valor y precio – Antonio Machado

Valor y precio no es lo mismo. Es realmente importante tener presente que es el valor y no el precio de cualquier activo (por ejemplo una vivienda) lo que realmente hay que tener en cuenta a la hora de gestionar tu patrimonio (por pequeño que sea) de manera acertada.

El precio de un activo es producto de la interacción entre la oferta y la demanda y, por lo general, está sujeto a mucha volatilidad. El valor, en cambio, surge de los flujos monetarios (ganancias) futuros que un inversor espera obtener de un activo, en este caso de un inmueble.
Dicho de otra manera:

El precio es lo que pagas y el valor es lo que recibes – Warren Buffet

De esta manera una buena oportunidad de inversión se presenta cuando el precio es inferior a su valor, y viceversa.

El valor de una vivienda

El valor es por tanto la referencia básica a la hora de convertir un activo en líquido. El valor es el máximo que un vendedor puede esperar recibir por parte de un comprador racional en caso de compraventa y también determina el importe máximo que se puede prestar al hipotecar el activo – en el caso de los préstamos hipotecarios de capital privado este importe es normalmente del 40% del valor del inmueble que actúa en garantía –.

Es importante que todos aquellos propietarios que estéis pensando en convertir en líquido parte de vuestro patrimonio tengáis este último punto bien presente para que tanto vuestras expectativas de venta como de crédito se correspondan con la realidad de los valores de mercado; de lo contrario, estos inmuebles se eternizarán estando en venta y no será posible obtener la liquidez deseada.

El grado de liquidez de una vivienda

Aunque para tomar decisiones acertadas en la gestión del patrimonio personal, especialmente en el caso de la venta de inmuebles, no sólo es necesario tener en cuenta el valor; también es trascendental no perder de vista el grado de liquidez del inmueble en cuestión.

Esto es el periodo de tiempo que podemos esperar hasta que efectivamente se venda el inmueble y, por lo tanto, hasta convertirlo en líquido. Esto depende fundamentalmente de la demanda de inmuebles de esas características en esa zona concreta.

Por ejemplo, un inmueble situado en el núcleo urbano de una capital de provincia es por lo general bastante líquido – siempre hay excepciones que responden a otros motivos – debido a que siempre va a haber un flujo constante de demanda buscando vivienda en esa zona. Sin embargo, una gran finca situada muy alejada de grandes zonas urbanas es por lo general un activo poco líquido, puesto que el perfil de posible comprador para este producto es mucho más reducido y, en consecuencia, se requerirá mucho más tiempo para venderlo.

A quién debes vender tu vivienda

Es importante tener en cuenta dos factores más: la necesidad de rapidez o no en convertir en líquido un inmueble y la tipología de comprador.

Así, si un vendedor no tiene una necesidad perentoria de dinero y únicamente quiere desprenderse de uno de los inmuebles, la recomendación más sensata será que lo venda a un particular que esté buscando esa vivienda para vivir, puesto que aunque necesitará más tiempo también conseguirá un precio muy cercano al valor real.

Sin embargo, si un vendedor tiene necesidad imperiosa, por el motivo que sea, de liquidez inmediata, puede recurrir sin ningún problema a inversores profesionales que adquirirán su vivienda en apenas unos días, eso sí a un precio inferior al valor del mismo.

Hipotecar para reunificar deudas es la mejor opción

Pero no todo es vender, a veces es aconsejable hipotecar; esto ocurre sin duda en es necesario hacer una reunificación de deudas. Es muy frecuente, en los casos que tratamos en el despacho, encontrarnos con situaciones en las que, debido a la acumulación de deudas procedentes de préstamos personales diversos y tarjetas de crédito, los clientes sufren un verdadero ahogo económico.

En estos casos es aconsejable utilizar el valor del patrimonio para convertirlo en líquido por un momento pero sin perder su propiedad (hipoteca) puesto que el problema es solamente puntual y los ingresos existentes permiten hacer frente a las cuotas resultantes con bastante comodidad.
En PideTuCredito.com agrupamos todas esas deudas en una sola de manera que el cliente puede llegar a pagar un 50% menos de lo que pagaba antes, llevando de nuevo la tranquilidad a muchos hogares.

El préstamo puente

Otra opción interesante, y cada vez más frecuente, es el préstamo puente. El préstamo puente – del que nuestro despacho es uno de los máximos referentes en España – consigue que el cliente pueda convertir rápidamente en líquido una parte del valor de su vivienda y a la vez venderla a un precio muy cercano al valor, sin tener que recurrir a inversores profesionales.

Consiste en hipotecar una vivienda que se quiera vender obteniendo una especie de adelanto, que se devolverá una vez vendida la vivienda, con el tiempo y la tranquilidad suficiente como para hacerlo a buen precio.

Las ventajas de ser propietario de una vivienda

Como reflexión final, es importante que todos los propietarios os quedéis con una idea en la cabeza: el hecho de tener una propiedad es una suerte que os permite maniobrar en situaciones puntuales complicadas; si por desgracia os veis en esa situación no tengáis miedo de asesoraros con profesionales acerca de la mejor solución posible para cada caso.

En PideTuCredito.com estaremos encantados de asesorarte y de ayudarte. Nuestros analistas financieros, con más de 15 años de experiencia en el sector, te ofrecerán un estudio gratuito y sin compromiso para tratar de que la mala situación económica por la que atraviesas se convierta simplemente en cosa del pasado.

2 comentarios en “Cómo conseguir liquidez de tu patrimonio

    • Buenos días Federico,

      Estaremos encantados de facilitarte toda la información y asesorarte en tu solicitud de préstamo. Uno de nuestros asesores te enviará un correo electrónico, pero si lo deseas puedes llamarnos al 93 393 12 16 o enviarnos un mail a info@pidetucredito.com.

      Saludos

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies